Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Complejo agroalimentario
 
Usted está aquí » Complejo agroalimentario » Seguridad Alimentaria »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoInconcebible despilfarro de alimentos en el Mundo
07/oct/2017

Estamos hablando de 1.300 millones de toneladas de comida, 1 billón de u$s en dispendio económico, u$s 700.000 millones en costes ambientales y u$s 900.000 millones en expendios sociales.

Por: Aldo Norberto Bonaveri

@AldoBonaveri

@PregonAgro

El mundo tiene frente si varios desafíos, dentro de las asignaturas pendientes el hambre sigue ocupando un espacio muy significativo, por ende preocupación para varios gobiernos y muy especialmente para la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación “FAO”, la que bajo la conducción de su Director General, José Graziano da Silva, viene trabajando activamente en varios frentes.

Si bien corresponde indicar que en los últimos años se ha avanzado notoriamente, especialmente en la producción global de cereales y oleaginosos, reduciéndose el porcentaje de personas hambrientas en el planeta, aún queda mucho por hacer.

Lo que urge subsanar es la inconcebible pérdida y el desperdicio de alimentos, habida cuenta que la actual producción de estos es suficiente, empero el desaprovechamiento es una triste realidad que se verifica tanto en países en desarrollo como en el mundo industrializado.

En virtud de esa situación, su persistencia y complejidad, la FAO impulsa una campaña mundial denominada SAVE FOOD (AHORA COMIDA), colaborando decididamente con organismos internacionales, el sector privado y la sociedad civil para permitir a los efectos de lograr el cometido.

Un estudio realizado por la propia organización de las Naciones Unidas, determina que aproximadamente el 30% de todos los alimentos se deteriora o se desperdicia antes de ser consumido por las personas. A los efectos de justipreciar la dimensión que el despilfarro reviste, estamos hablando de 1.300 millones de toneladas de comida, 1 billón u$s en dispendio económico, cerca de u$s 700.000 millones en costes ambientales y aproximadamente u$s 900.000 millones en expendios sociales.

El volumen es realmente elocuente, adquiriendo mayor magnitud cuando alrededor de 815.000.000 personas en el mundo pasan hambre, al mismo tiempo de traer aparejado un detrimento en mano de obra, agua, energía, tierra y otros insumos utilizados en la producción de esos alimentos.

La pérdida y el desperdicio de alimentos se ocasionan en las etapas sucesivas de la cadena de suministro de alimentos predestinados al consumo humano. Comprendiéndose los eslabones que van desde la producción primaria hasta el manejo final de los hogares.

Dicha merma puede ser consecuencia de factores accidentales como deliberados, a la postre el resultado consiste en una menor disponibilidad de alimentos para todos.

En tanto y en cuanto los alimentos se disipan o deterioran antes de llegar a su fase de elaboración o a la venta minorista, corresponde hablar de pérdida de alimentos. En esta etapa intervienen problemas en la recolección, almacenamiento, embalaje, transporte, infraestructura, manipuleo de mercado, así como a los marcos comerciales, institucionales y legales.

Cuando los alimentos son aptos para el consumo humano, pero no se aprovechan producto que dejaron estropearse o son descartados, tanto por los minoristas o los consumidores, se considera desperdicio de alimentos. Esto suele ocurrir por normativas de etiquetado, fecha de caducidad rígidas o mal entendidas, prácticas de almacenamiento, compra o de cocina inadecuadas.

La disminución de las pérdidas y el desperdicio de alimentos generan un creciente interés y suscita programas a nivel mundial. Gobiernos, instituciones de investigación, productores, distribuidores, minoristas y consumidores, tienen enfoques diferentes sobre el problema, sus soluciones y la capacidad de realizar cambios. Ante dichas desinteligencias, la FAO por su condición de organización intergubernamental, está facultada para ejercer el rol de mediador neutral e independiente, además de contar con autoridad moral para coordinar a nivel global las iniciativas, actividades y proyectos en la materia.

La FAO en combinación con otras entidades está colaborando con los donantes, los organismos bilaterales y multilaterales, instituciones financieras y los socios del sector privado (especialmente de industrias de envasado de alimentos) a los efectos concretar acciones tendientes a lograr lo objetivos impuestos.

La implementación de esta estrategia se sustenta principalmente en: La sensibilización sobre su impacto y soluciones para la pérdida y el desperdicio de alimentos; la coordinación de iniciativas para este propósito a nivel mundial; desarrollo de políticas, estrategias y programas conducentes a lograr los objetivos; y apoyo a programas y proyectos de inversión emprendidos por sectores público y privado.

Si bien para tener conciencia es fundamental conocer las estadísticas a nivel mundial, muchas veces la cosmovisión nos distancia de lo que al respecto está ocurriendo en nuestro país y, como estamos posicionados ante tal situación.

Sobre el particular, meses atrás se expresó el Secretaría de Agregado de Valor, Néstor Roulet, revelando que el desperdicio de alimentos en Argentina ronda las 16.000.000 de toneladas. Explicitando que el Ministerio de Agroindustria de la Nación está ocupándose del problema en consonancia con la FAO y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura “IICA”.

El plan de Agroindustria es trabajar en conjunto con todas las cadenas agroalimentarias, habiendo comenzado con los eslabones primarios: trigo, leche, frutas, verduras y hortalizas, poniendo énfasis en las buenas prácticas, tanto en lo concerniente a las agrícolas, como a las de logística y de industrialización; examinando como se está trabajando en la materia y determinar las acciones para mejorar en cada rubro relacionado.

El plan pergeñado por los funcionarios de Paseo Colón 982 tiene como meta para el año 2025 reducir un 30% las pérdidas y desperdicios que hoy se registran en el país, que representan 38 kilos de alimentos per cápita.

Indudablemente es menester marchar decididamente a ese objetivo y, hacer todos los esfuerzos para superarlo, habida cuenta el nivel de pobreza supera el 30% en el país, con cerca de 2 millones de personas que sufren hambre, según estudios del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina “UCA”.

A la luz de las evidencias verificadas, el derroche alimentario se da en todos los escalones intervinientes, razón por la cual la atención debe centrarse en cada fase, desde la producción primaria hasta el consumo domiciliario, incluyendo los procesos y manipuleos intermedios.

>

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires














Se han visto 20663826 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 61 personas (61 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - viernes, 20/oct/2017 - 22:30
Web Dinámica, Sistema FuncWay